domingo, 21 de agosto de 2016

relaciones sexuales





El otro día una sexóloga recomendaba a través de un artículo del periódico agendar las relaciones sexuales. Colecciono tantas agendas que podría vivir veinte vidas de Casanova y no faltarme papel. Suponiendo que antes no perdiera el muelle.

El sexo es muy recomendable. Es un placer, desestresa y une mucho más que unas Navidades. No poder tener relaciones es un problema cuando hay deseo. Algunas personas con trastorno bipolar tienen problemas con la respuesta sexual o la tendencia a practicarlo. Bajo mi punto de vista, un problema más grave que no poder disfrutar del sexo es no poder disfrutar de la vida. 

Este comentario era sólo una excusa para relajar y hablar de agendas. En mi agenda escribo las cosas importantes que tengo que hacer para recordarme que tengo que hacerlas. En especial, escribo para forzarme a hacer algo que puedo dejar de hacer porque otras cosas tiran más de mí en una determinada época.

No tengo intención de escribir en una agenda los días que tengo que dar alegría a mi cuerpo, no sea que se me quiten las ganas. :))


lunes, 1 de agosto de 2016

¿quién eres?



¿De dónde vienes? ¿A dónde vas?

Hay muchas preguntas que sirven para poco, la del título de este post es una de las más inútiles que conozco. Filosofar es como cavar un agujero con las manos para llegar al centro de la tierra. Yo soy un poco de todo. Un poco vago y también trabajador. Un poco responsable y también un viva la vida. Serio y alegre. Un poco duro y también un poco muy sensible. Además, cada día que pasa me siento un poco más de casi todo. Un poco más sereno, un poco más comprensivo, un poco más paciente y un poco más insustancial.

Quizás la pregunta que me haría ahora para orientar mi vida, si no la tuviera ya orientada, sería la siguiente.

-¿Cómo soy?

Un día, una gran amiga me dijo que era un comodón. Y eso que no me ha visto ducharme ni cocinar sentado. Bueno, eso no tiene nada que ver. Cada vez que alguien me cuelga una etiqueta, tengo una sonrisa para una semana.

Por cierto, si valoras tu conexión móvil a Internet y quieres tener hijos piénsatelo dos veces. Es el segundo verano que los míos me dejan incomunicado. Lo reconozco, con ellos perdí esta vez un poco la serenidad :))




viernes, 8 de julio de 2016

Bonito



Aunque comienza el verano sin sol, tengo la sensación de que va a ser un verano bonito. Por la mañana tengo que ayudar a Roberto con las matemáticas y me cuesta. Más le cuesta a él y se sienta delante del cuaderno: yo no voy a ser menos.

Aunque saco espuma por la boca, me doy cuenta de que Roberto es un buen entrenador para mi paciencia. Tengo muy claro que si tiro la toalla, él tirará la suya y sus dificultades sólo pueden ser superadas con la ayuda de alguien que ponga todo en él. Cada uno tenemos nuestras propias debilidades y no todos nacemos con las mismas cualidades. Y él reúne muchas que me llaman la atención. 

Cuando me caliento, me enfrío sin mayores problemas. Él sabe que le quiero y yo sé que él me quiere. Aunque me lo comería más de una vez, me arrepentiría de habérmelo comido. Así que de momento nos conformamos con darnos algún que otro mordisco :))

lunes, 27 de junio de 2016

10 años




Hace diez años estuve a punto de perder la vida y mi vida se partió en dos. 

La semana pasada, por circunstancias personales, recordé aquellos días. No escribí en este blog como llevo haciéndolo en los últimos años porque tenía que resolver un tema importante y no pude hacerlo.

Siento que mi vida hoy es mucho más fácil gracias a todo lo que he aprendido y a las personas que me rodean. Me dedicaré a escribir más libros sobre el trastorno bipolar porque sé que pueden ayudar a muchos. Seguiré haciendo lo que hago durante un tiempo porque he visto que con ello también algunos salen beneficiados. No sé que haré después pero siento la tranquilidad de que, el día que deje de hacerlo, muchas otras cosas llenarán mi vida. Esta sensación sí que es muy reciente y tiene mucho valor para mí.

Con este comentario y esta fotografía paso una página importante que ojalá no hubiera sido escrita nunca por todo lo que se perdió y nunca se recuperará. 

miércoles, 15 de junio de 2016

¿raro yo?




No, diferente como estas barcas. Bueno vale, un poco raro también. Aunque esta semana pasada me di cuenta de que no tanto.

Una mañana cualquiera, en la cafetería de todos los días, un hombre le pregunta al camarero:

-¿te gusta el flamenco?


Al cabo de un rato, el hombre saca una grabadora con una cinta del tamaño de un corta-uñas y pone su música como si estuviera en casa. Mi amigo Roberto y yo nos miramos con los ojos como dos bolas de billar. La música se mezclaba con la voz de Ana Rosa en la televisión. Menudo sarao. Yo no podía leer mi libro "Pensar rápido, pensar despacio" de Daniel Kahneman y me tuve que marchar para que el abuelo se quedara tranquilo. Más tranquilo todavía, quiero decir. Quizás aquel hombre era un enviado del Sur que nos quería transmitir la alegría a los del Norte. Conmigo no acertó.

Unos días después, en una biblioteca municipal, un hombre roncaba con la cabeza sobre un taco de hojas. Es verdad que después de comer hay a quien le entra el sueño, pero yo también acababa de comer hace poco. Aquel hombre inteligente me hizo gracia. Una persona así no creo que acabe nunca en un psicólogo. Una forma de inteligencia consiste en encontrar una solución rápida a un problema: una de mis habilidades que despliego con quien me lo pide.

Y si ves el mundo de una manera diferente, no cambies tu mirada por la de otros.